La Neuroeducación es una disciplina innovadora que aplica el conocimiento sobre el funcionamiento cerebral a la mejora del proceso de aprendizaje en el aula, y que considera la incorporación del juego como elemento estimulador y potenciador de la atención.

Los juegos tienen un papel esencial en la educación de los niños y niñas porque les permiten desarrollar sus capacidades y, al mismo tiempo, adquirir experiencias para fomentar sus competencias y habilidades sociales, tomando decisiones y gestionando sus emociones. Son capaces de captar su atención, estimular su cerebro y  de motivarles en el proceso de aprendizaje.

Además, los juegos de mesa cooperativos ayudan a los niños y niñas a trabajar en equipo, a respetar las normas, a ejercitar paciencia y a afrontar la frustración cuando el juego no se desarrolla según sus deseos. Y todo ello disminuyendo la agresividad que generan los juegos competitivos, dado que se juega con otros/as y no contra otros/as, y promoviendo actitudes de comunicación, respeto y solidaridad entre todos los/as participantes.Más información

Aquí podéis VER algunos de los juegos de mesa que se pueden utilizar tanto en el aula como en casa.