Educar no se reduce a instruir (o adiestrar) a los alumnos en unos conocimientos o habilidades determinadas. Se educan personas concretas, con particularidades propias que hay que respetar, aprovechar y enriquecer, y se educa a la persona entera, no sólo su inteligencia o su identidad social.